Programa Cardinal X , un curso diferente y muy interesante

Web del programa Cardinal X

Aprovechando que en verano el ritmo de trabajo suele ser un poco más llevadero (aunque este año ha sido bastante intenso) me enrolé a finales de junio en el Programa Cardinal X, un curso de desarrollo profesional y diseño de carrera que había conocido a través del podcast Kaizen de Jaime Rodriguez de Santiago y debo decir que la experiencia ha sido muy satisfactoria ya que si bien creo que los que le sacarán máxima utilidad serán los estudiantes de últimos años de carrera y recién licenciados que empiezan su vida laboral es estimulante encontrar un programa como este con una cantidad de material interesante casi inagotable que combina desde reflexiones de filósofos clásicos como Sócrates o Epicteto con textos y videos de algunos de los grandes “pensadores” de nuestro tiempo como Harari, Munger, Taleb, Kahneman… pero también con reflexiones de enormes escritores y artistas como Pla, Zweig o Leonard Cohen. Además de los videos introductorios a cada “lección” y de los interesantes ejercicios escritos de “instrospección” que propone me parece que el valor diferencial está en todo ese material adicional sabiamente seleccionado que pone ante nuestros ojos para hacernos reflexionar profundamente y también en un diseño de temario que comprende desde grandes conceptos clásicos como el libre albedrío o la creatividad hasta cuestiones clave en el siglo XXI que son, lamentablemente, desconocidas por la mayoría de personas como la ergodicidad, la antifragilidad, la ley de Hofstadter o los modelos mentales.

En definitiva, un curso que recomendaría a cualquier joven que se encuentre al inicio de su carrera profesional –sería estupendo que todas las universidades contaran con programas de este tipo y profundidad conceptual como complemento a su formación “sectorial”– pero también a cualquier persona curiosa que quiera examinar su situación profesional (y también vital porque hay mucho de filosofía en este programa) confrontándola con reflexiones y postulados de decenas de sabios que nos precedieron en el camino.

Como muestra de algunos de esos interesantes materiales que recoge el curso os dejo, a modo de ejemplo, tres reflexiones , la primera sobre la diferencia entre “felicidad” y “sentido”, la segunda sobre la interesante posición “qué te jodan” —aquí el video de la escena donde se pronuncia ese discurso–, y la tercera sobre vivir en el presente, todas ellas recogidas directamente sólo de los tres primeros epígrafes del primer tema de Cardinal X:

Las personas felices obtienen su alegría al recibir el favor de los demás, mientras que las personas que llevan vidas significativas obtienen su alegría al dar a los demás. En otras palabras, el significado trasciende al yo, mientras que la felicidad consiste en darle al yo lo que quiere. Las personas que tienen un alto significado en sus vidas tienen más probabilidades de ayudar a otros que lo necesitan. En todo caso, la felicidad pura está vinculada a no ayudar a otros que lo necesitan. Lo que diferencia a los seres humanos de los animales no es la búsqueda de la felicidad, que ocurre en todo el mundo natural, sino la búsqueda del significado. La felicidad trata de reducir un impulso. Si tiene una necesidad o un deseo, como el hambre, lo satisface y eso lo hace feliz. Las personas se vuelven felices, en otras palabras, cuando obtienen lo que quieren.

Emily Esfahani Smith

Si estás ganando dos millones y medio cualquier capullo en el mundo sabe qué hacer. Te compras una casa con un tejado de 25 años, un indestructible utilitario japonés y metes el resto al 5 por ciento para pagar tus impuestos. Y ahí tienes tu base, ¿lo pillas? Esta es tu fortaleza de la puta soledad. Esto te pone para el resto de tu vida al nivel ‘que te jodan’. ¿Que alguien quiere que hagas algo? “Que te jodan.” ¿Que tu jefe te cabrea? “Que te jodan.” Sé el dueño de tu casa. Guarda algo de dinero en el banco. No bebas. Eso es todo lo que tengo que decir a cualquier persona de cualquier nivel social. ¿Tu abuelo tomó riesgos? Puedo garantizarte que lo hizo desde una posición ‘que te jodan’. La vida de un hombre sabio se basa en el ‘que te jodan’. Los Estados Unidos de América se basaron en el ‘que te jodan’. ¿Eres un rey? ¿Tienes un ejército? ¿La mejor marina de la historia del mundo? “¡Que te jodan, chúpamela!” Nosotros mismos nos joderemos.

William Monahan

¿Recuerdas cuando fuiste a la escuela por primera vez? Al jardín de infancia. Y la idea allí era subir para así entrar en primer grado, y entonces seguir subiendo para entrar en segundo grado, tercer grado, y así sucesivamente, subiendo y subiendo. Entonces fuiste al instituto, y esa fue una gran transición en la vida, y ahora la presión aumenta, debes seguir adelante, debes seguir subiendo, y ser lo suficientemente bueno para llegar a la universidad. Y entonces, cuando llegas a la universidad, sigues paso a paso, hasta estar listo para ese gran momento de tu vida. Y luego, cuando sales fuera, llega la lucha y el sufrimiento por el reconocimiento profesional. Y de nuevo, una escalera. Y luego, repentinamente, cuando estás cerca de los 40, en la mitad de tu vida, despiertas un día y te dices.. ¡ah, he llegado! Y sientes más o menos lo mismo que siempre has sentido. De hecho, dudas si te han engañado, siempre viviendo en el futuro. Y aunque, como ya he dicho, es de tremenda utilidad mirar siempre hacia adelante y hacer planes de futuro, de nada sirven las metas si cuando uno llega allí se convierte en el presente, viviendo tu vida en un futuro que nunca llega. Y así, de esta manera, uno nunca tiene la posibilidad real de heredar y disfrutar de los frutos de sus acciones. No se puede vivir de forma plena… si no se vive el momento.

Alan Watts
Print Friendly, PDF & Email

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.