La importancia de hacer oír tu voz, nace la Asociación Española de Startups

El pasado jueves se presentó en Madrid la Asociación Española de Startups a la que he echado, encantado, una pequeñísima mano durante su fase de organización y con la que espero seguir colaborando desinteresadamente en el futuro en la medida en que mis responsabilidades laborales lo permitan.

A raíz de esta presentación de una iniciativa muy inspiradora que nace con el trabajo de personas creativas y comprometidas con su tiempo me parece interesante realizar una reflexión que es sencilla y seguramente muy compartida pero que por tan sencilla y compartida muchas veces se nos olvida: la gran importancia del asociacionismo “en positivo”.

asociación

 

Y para ilustrarlo de forma sencilla, nada mejor que un ejemplo vivido hace muy pocos meses en el núcleo embrionario de este nuevo proyecto asociativo: Europa está en un proceso abierto, aunque muchos de sus ciudadanos lo desconozcan, para lograr alcanzar un “Mercado Común Digital”, como es una cuestión que afecta potencialmente de forma muy grande al día a día de muchas startups es un asunto en el que estuve buceando durante algún tiempo y es casi “descorazonador” comprobar como decenas de grandes empresas multinacionales realizan su labor de lobby público ante la UE (luego está todo lo que hacen además “en privado” –legalmente, se entiende, lo otro ya entraría en una categoría distinta–) y sólo, entre más de un centenar de “tomas de postura”, unas cuantas, que se cuentan casi con los dedos de la mano, defendían otro tipo de posiciones para el mercado común digital, no basadas en los intereses directos de cada empresa, desde la base de asociaciones de empresarios o colectivos civiles de distinto tipo.

Si dejamos que las únicas voces que escuchen nuestros representantes públicos (en todos los niveles, internacional, europeo, nacional, local…) a la hora de hacer leyes sean la de las grandes multinacionales que defienden, como por otra parte es lógico, los intereses de sus accionistas (y más bien, en general, los intereses de sus altos directivos y consejos de administración) tendremos normas y desarrollos legales que no van a contemplar la mejor opción para otros nuevos actores innovadores que buscan hacer cosas de otra manera aunque altere el status quo preestablecido y, en definitiva, tendremos leyes que no irán acordes al siglo XXI en que vivimos y no van a beneficiar en toda su dimensión a los ciudadanos, “usuarios” finales de dichas leyes, en la manera en la que deberían.

Es imprescindible que la sociedad civil, en distintos órdenes y sectores, se organice para que, en un mundo tremendamente complejo y cambiante, su voz se escuche con fuerza y todas las opiniones sean ponderadas y tenidas en cuenta; mientras tanto la ventaja la tendrán los únicos que plantean con profesionalidad sus argumentos. Es por ello que el nacimiento de una nueva asociación de este tipo –que como todas las asociaciones va a trabajar de forma multidimensional en muchos otros ámbitos, alguno tan fundamental como la educación–  que quiere hacer oír su voz, voz que defiende en positivo el cambio y la innovación, es una muy buena noticia para este país, ojalá cunda el ejemplo.

Conoce la Asociación Española de Startups: http://www.asociacionstartups.es  –  @Startup_ES

Mi dieta Informativa digital: recomendaciones personales para alimentar bien el cerebro

A raíz de las recomendaciones de la OMS sobre el consumo de carne, que han levantado una gran polémica esta semana, y la necesidad de mantener una dieta saludable he decidido que era un buen momento para dar cumplida respuesta a algo que muchos amigos y colegas llevan años demandándome por su “asombro”, que a mi no me parece sino extraño, ante la gran cantidad de información relevante sobre distintos ámbitos que suelo manejar y recomendar.

Somos lo que leemos

No me cabe ninguna duda de que al menos tan importante como aquello que bebemos y comemos son los inputs de conocimiento que llegan a nuestro cerebro, hoy dejando aparte libros, películas, documentales, charlas, eventos, conversaciones… quiero centrarme solamente en un pequeño apartado de toda esa información que configura nuestra relación con el mundo y daros algunos apuntes sobre mi “dieta informativa” digital. Lo haré también, o al menos lo intentaré, de forma breve, listando las principales fuentes y herramientas e invitándoos a que experimentéis y comprobéis por vosotros mismos si tienen alguna utilidad o no para expandir vuestra realidad (no a todos nos gustan los mismos alimentos ni nos interesan las mismas cosas)

 

  • Newsletter y boletines por correo electrónico: 

    • The Economist Expresso: Es seguramente lo primero que leo cada mañana en torno a las siete, o un poco antes, y es una manera excelente de tener un buen resumen del panorama mundial antes incluso de levantarse de la cama. Es de pago y entra con la suscripción a The Economist (de la que hablaré más adelante) Está en formato APP también pero la verdad es que me es más cómodo normalmente leerla directamente en el correo.
    • Quartz: Muy similar al anterior, quizá con algo menos de profundidad, y gratuito. Un “must have” si quieres estar informado a primera hora de la mañana de diversos temas con una perspectiva global.
      • Otros dos muy diferentes pero también de obligada lectura diaria para mi son las recopilaciones de:
    • Medium Daily Digest
    • Nuzzle News Digest

Aparte recibo otros muchos boletines de periódicos o de revistas o portales digitales como El despertador de El Español (medio del que soy humilde accionista) otros de periódicos…, semanalmente el interesante resumen de Universia Knowledge@Wharton, la genial Bonilista, Smartbrief… pero esos cuatro de arriba serían claramente los más destacados y los que reviso con gran interés a diario.

 

  • Periódicos – medios digitales:

    • El Mundo: Estoy suscrito desde hace unos años a la edición en Orbyt (podía haber sido igualmente a El País pero El Mundo fue el primero en ofrecer una oferta realmente interesante en cuanto a precio)  Tras revisar las fuentes vía email y las redes sociales suele ser lo primero que veo en las mañanas, eso sí una lectura general y rápida, no más de 20 minutos.
    • El Español: Como he comentado antes soy suscriptor, espero que con el lanzamiento de La Edición en la aplicación para tabletas y móviles sea lectura obligada a primerísima hora de la mañana como lo es ahora El Mundo (ya veremos si complementaria o sustitutiva…)
    • Webs de medios de comunicación: Además de aquellos a los que estoy suscrito hay una serie de medios que suelo revisar todas las mañanas, generalmente ya en algún descanso en medio otras tareas laborales, Tribuna de Salamanca, Salamanca 24 Horas, El Mundo (web), El País, Eldiario.es

 

  • Redes sociales:

    • A diario, tras leer el correo –salvo que tenga que afrontar alguna tarea complicada y/o urgente que entonces es lo primero en la mañana porque es cuando soy claramente más productivo– lo segundo que suelo revisar es mi Facebook personal y es raro, gracias a los amigos interesantes que comparten cuestiones relevantes también para mi, que no encuentre todas las mañanas algo que llame poderosamente mi atención.
    • Twitter: Debo reconocer que aunque tengo organizadas varias listas en todas las cuentas que manejo no es una fuente primaria para encontrar información pero en ocasiones si reviso los timelines de determinadas personas o instituciones o lo uso para realizar búsquedas concretas. También me parece especialmente interesante para seguir en directo eventos –como una noche electoral, por ejemplo–.
    • Linkedin: Algo similar a Twitter, sigo varios grupos interesantes pero no es una fuente que consulte a diario ni con gran periodicidad.

 

  • Revistas

    •  The Economist: Hay que tener en cuenta su marcada ideología liberal -no sólo en lo económico- (que es algo que no ocultan y que orienta algunas posiciones editoriales) pero más allá de eso, todos los medios tienen una serie de “condicionantes” que deberíamos conocer, me parece una revista extraordinaria, ojalá existiera en español algo remotamente parecido. Si te puedes permitir la suscripción, que no es barata, no te lo pienses. Gracias a Internet si sabes buscar puedes encontrar información de similar calidad repartida por muchísimas fuentes y webs pero si andas escaso de tiempo, como en general lo estamos todos, es una opción excelente. Sin duda uno de esos medios que marca la diferencia entre quienes lo leen y los que no, un claro exponente de cómo la brecha del conocimiento y del acceso a información de gran calidad (lo cual no quita que sus redactores también se equivoquen y haya habido grandes errores) es muy importante para el desarrollo profesional y vital de un individuo. Estoy convencido de que si muchas personas “corrientes” tuvieran acceso a información de este nivel sobre tendencias económicas, previsiones de futuro, funcionamiento de determinadas industrias… sus decisiones cotidianas serían en muchas ocasiones muy diferentes.
    • Magzter: Por unas pocas decenas de euros puedes tener suscripción a miles de revistas de todo el mundo. La oferta en castellano en la “tarifa plana” es aún limitada pero hay varias publicaciones interesantes. Muy recomendable ya que puedes acceder a revistas “profesionales de primer nivel” como la Columbia Journalism Review, Inc, Forbes… hasta a revistas temáticas como algunas de mis favoritas: Filosofía Hoy, Tribuna de Astronomía o Hobby Consolas. Existen otros kioscos digitales similares pero a mi me convenció la variedad existente y que tuviera acceso por el precio de una o dos suscripciones tradicionales a un gran abanico de publicaciones interesantes.

 

  • Aplicaciones:

    • Zite: Uso también otras similares como Flipboard (que de hecho compró Zite, aunque de momento siguen coexistiendo las dos apps), pero para mi los algoritmos de recomendación de Zite después de años con ella indicándole qué me interesa funcionan de forma excelente. También es difícil no encontrar 2 ó 3 historias potentes entre sus 20 “noticias” más relevantes del momento.
    • Blinkist: La meto en la categoría de Apps pero también tiene una potente versión web. Blinkist pone a tu disposición (en inglés como muchas de las fuentes del listado, aunque no lo haya comentado) buenos resúmenes de los mejores libros de no ficción en una lista enorme que se actualiza con varias decenas todos los meses. Una maravilla para descubrir nuevas ideas poderosas en tan sólo 15 ó 20 minutos de lectura. Para mi especialmente recomendable. Se puede sincronizar con Evernote para guardar tus subrayados de los libros y tener bien organizada esa información encontrada.

 

Y para el final he dejado lo que posiblemente sea lo más interesante que es la recopilación de centenares de fuentes organizadas en distintas categorías y procesadas vía RSS, tras el cierre de Google Reader, con Feedly en tres cuentas diferentes (habría además otra dedicada a la Comunicación y el Marketing Político, que voy a excluir del recopilatorio por ser excesivamente especializada) A continuación os pongo, porque sería imposible de otra forma, sólo una mínima representación de sitios interesantes de cada categoría:

 

 

 

Espero que esta dieta muy personal pueda descubriros platos apetitosos. Bon appétit.

 

NOTA: No lo he comentado en el artículo propiamente pero el coste (inversión) de esta dieta estaría, por varias fuentes o servicios que sí son de pago, en torno a los 600 euros anuales y, obviamente, consumirla completa a diario o semanalmente requiere de una gran inversión en tiempo, pero para mi labor como consultor estratégico creo que es imprescindible y son muy rentables, incluso en términos estrictamente económicos directos, las varias horas diarias que dedico a “comer bien”.

 

NOTA 2: Se aceptan encantado sugerencias de nuevas recetas interesantes (por mail, redes sociales, comentarios…) 

Manual del Perfecto Político

Desde el Centro Internacional de Gobierno y Marketing Político, CIGMAP, de la Universidad Camilo José Cela y el Master en Asesoramiento de Imagen y Consultoría Política alumbramos esta interesante iniciativa de hacer un manual sencillo y práctico que recogiera al menos los 100 consejos básicos que cualquier persona que quiera manejarse en Política debe conocer.

Os invito a echarle un vistazo:

Manual del Perfecto Político Fernando Nieto

Cuento sin moraleja – Julio Cortazar

    Un hombre vendía gritos y palabras, y le iba bien, aunque encontraba mucha gente que discutía los precios y solicitaba descuentos. El hombre accedía casi siempre, y así pudo vender muchos gritos de vendedores callejeros, algunos suspiros que le compraban señoras rentistas, y palabras para consignas, eslóganes, membretes y falsas ocurrencias.

 

    Por fin el hombre supo que había llegado la hora y pidió audiencia al tiranuelo del país, que se parecía a todos sus colegas y lo recibió rodeado de generales, secretarios y tazas de café. -Vengo a venderle sus últimas palabras -dijo el hombre-. Son muy importantes porque a usted nunca le van a salir bien en el momento, y en cambio le conviene decirlas en el duro trance para configurar fácilmente un destino histórico retrospectivo. -Traducí lo que dice- mando el tiranuelo a su interprete. -Habla en argentino, Excelencia. -¿En argentino? ¿Y por qué no entiendo nada? -Usted ha entendido muy bien -dijo el hombre-. Repito que vengo a venderle sus últimas palabras.

 

    El tiranuelo se puso en pie como es de práctica en estas circunstancias, y reprimiendo un temblor, mandó que arrestaran al hombre y lo metieran en los calabozos especiales que siempre existen en esos ambientes gubernativos. -Es lástima- dijo el hombre mientras se lo llevaban-. En realidad usted querrá decir sus últimas palabras cuando llegue el momento, y necesitará decirlas para configurar fácilmente un destino histórico retrospectivo. Lo que yo iba a venderle es lo que usted querrá decir, de modo que no hay engaño. Pero como no acepta el negocio, como no va a aprender por adelantado esas palabras, cuando llegue el momento en que quieran brotas por primera vez y naturalmente, usted no podrá decirlas. -¿Por qué no podré decirlas, si son las que he de querer decir? -pregunto el tiranuelo ya frente a otra taza de café. -Porque el miedo no lo dejará -dijo tristemente el hombre-. Como estará con una soga al cuello, en camisa y temblando de frío, los dientes se le entrechocaran y no podrá articular palabra. El verdugo y los asistentes, entre los cuales habrá alguno de estos señores, esperarán por decoro un par de minutos, pero cuando de su boca brote solamente un gemido entrecortado por hipos y súplicas de perdón (porque eso si lo articulará sin esfuerzo) se impacientarán y lo ahorcarán.

 

    Muy indignados, los asistentes y en especial los generales, rodearon al tiranuelo para pedirle que hiciera fusilar inmediatamente al hombre. Pero el tiranuelo, que estaba-pálido-como-la-muerte, los echó a empellones y se encerró con el hombre, para comprar sus últimas palabras.

 

    Entretanto, los generales y secretarios, humilladísimos por el trato recibido, prepararon un levantamiento y a la mañana siguiente prendieron al tiranuelo mientras comía uvas en su glorieta preferida. Para que no pudiera decir sus últimas palabras lo mataron en el acto pegándole un tiro. Después se pusieron a buscar al hombre, que había desaparecido de la casa de gobierno, y no tardaron en encontrarlo, pues se paseaba por el mercado vendiendo pregones a los saltimbanquis. Metiéndolo en un coche celular, lo llevaron a la fortaleza, y lo torturaron para que revelase cuales hubieran podido ser las últimas palabras del tiranuelo. Como no pudieron arrancarle la confesión, lo mataron a puntapiés.

 

    Los vendedores callejeros que le habían comprado gritos siguieron gritándolos en las esquinas, y uno de esos gritos sirvió más adelante como santo y seña de la contrarrevolución que acabó con los generales y los secretarios. Algunos, antes de morir, pensaron confusamente que todo aquello había sido una torpe cadena de confusiones y que las palabras y los gritos eran cosa que en rigor pueden venderse pero no comprarse, aunque parezca absurdo.

 

    Y se fueron pudriendo todos, el tiranuelo, el hombre y los generales y secretarios, pero los gritos resonaban de cuando en cuando en las esquinas.

 

Leído en la muy recomendable recopilación de cuentos: Historias de Cronopios y de famas.

Historia de Cronopios y de Famas