Tres interesantes reflexiones de Platón plenamente vigentes en el siglo XXI

 
Con motivo de la aparición de la colección Grandes Pensadores de la editorial Gredos llevo varias semanas buceando entre todos los diálogos de Platón y las más de 1.300 páginas ya leídas, y quedan unas cuantas de textos tan brutalmente hermosos como La República, están llenas de reflexiones poderosas, a continuación os comparto algunas de ellas:
 
Leer a Platón casi 2.500 años después de que viviera sigue siendo una experiencia profundamente educativa, enriquecedora y en cierta forma incluso diría que mágica.
 
Por suerte o por desgracia, en algunos casos, las ideas y los análisis de Platón siguen estando plenamente vigentes a día de hoy y es sorprendente encontrar formulaciones complejas sobre la realidad totalmente adecuadas a lo que vemos y experimentamos día a día tanto en el plano individual como colectivo.
 
Si tuviera que quedarme con algunos conceptos de Platón que en esta lectura a los 34 años han llamado especialmente mi atención o que me han producido una sensación más ardiente podría señalar, a vuelapluma los tres siguientes:
 
1.- El intelectualismo moral socrático. La idea, que hasta cierto punto comparto, de que sólo puede ser “bueno” el que tiene conocimiento y que la raíz del mal está en la ignorancia me parece muy sugestiva e interesante. Probablemente visto desde el siglo XXI no se pueda afrontar de esta manera un poco simplista y se reivindique el papel de la “voluntad” en el obrar humano pero si se lleva al extremo la teoría parece muy lógica y cierta por cuanto muchos de los que piensan que están obrando bien, por ejemplo, buscando su provecho personal en realidad lo hacen mal ya que esta actitud egoísta —y la ciencia viene a apuntar en esa dirección con estudios sobre el altruismo y la colaboración en los últimos años— es perjudicial incluso para ellos a medio y largo plazo.  Para mi, tras leer a Platón, el conocimiento no es condición suficiente, ya que desde términos de nuestro tiempo estimo que alguién con mucho conocimiento incluso llevándolo al extremo platónico de conocer “el bien” podría llegar a actuar mal en contra voluntariamente de su saber, sin embargo sí creo que es fundamental para poder actuar plenamente bien contar con conocimiento ya que pese a que nuestra voluntad sea buena si no obramos con conocimiento muy probablemente no llegaremos a hacer el bien, un ejemplo muy sencillo, un médico que tenga la mejor de las voluntades necesita del conocimiento para poder curar a su paciente. El conocimiento es clave y si ese conocimiento más allá de una mera “técnica” implica la “sabiduría”, sin duda, creo que nos hará si no siempre buenos sí al menos mucho “mejores”.
 
2.- La controversia con los sofistas, que me ha parecido fascinante como persona muy implicada, aunque fundamentalmente en tareas más de comunicación, marketing y “planificación estratégica” que en el día día o en la parte más académica –aunque también imparta puntualmente clases– , en un master que forma a consultores políticos. Me parece una reflexión muy acertada la que hace Platón sobre los “peligros” de enseñar a determinadas personas a persuadir a las masas en un sentido o en otro sin que esos “maestros” o esas personas que aprenden tengan un conocimiento claro de qué es el bien. Pero por otra parte también comprendo claramente el discurso de Gorgias que afirma que la retórica es algo que se enseña y que como conocimiento no es en sí ni bueno ni malo y que esto dependerá de los “alumnos” y lo que hagan con ese conocimiento (que ya no es responsabilidad suya) y que estima que los que acuden a él ya han debido aprender sobre la “bondad” en otros ámbitos. La comparación, de nuevo con el médico, un cirujano que aprenda muy bien a cortar con el bisturí puede ser un asesino implacable de la misma forma que salva, con esa misma técnica aprendida, muchas vidas.
 
En mi humilde opinión, la afirmación ciertamente más relativistas de Gorgias y la más extendida en nuestro tiempo tiene una base importante, más cuando estamos en una época de compartimentación exacerbada de los saberes. Entiendo que no se le puede pedir directamente a un profesor de estas materias, y de ninguna, que valore la capacidad moral o de sabiduría general de sus alumnos porque las técnicas en sí pueden servir igual a Goebbels que a Gandhi.  No obstante, entendiendo desde el siglo XXI esta defensa de Gorgias de su profesión, sí creo que Platón planteaba una necesidad muy real por cuanto tenemos en los cuadros políticos de este país, y de otros muchos, una gran cantidad de gente que no está, ni de lejos, suficientemente cualificada para servir a la sociedad —incluso aquellos que son buenos en la oratoria y saben convencer en muchas ocasiones carecen de una base sólida de conocimiento y sabiduría— Sería muy conveniente que los políticos fueran personas más cultas y mucho más sabias —aunque entonces muy probablemente no decidirían ser políticos, me temo… — pero también que la sociedad en su conjunto, porque creo que de ahí parte la deficiencia, tuviera una educación infinitamente mejor que además, como reivindica claramente Platón, que no estuviera basada sólo en el conocimiento “técnico” para la productividad —y yo soy  de los que defienden también claramente esta necesidad, más en un país como España— sino en valores profundos y en una sabiduría que les forme no sólo en ser útiles sino en ser buenos, con la dificultad de una sociedad donde el concepto de “bueno” puede tener miles de interpretaciones. Sin duda, coincido plenamente con Platón en reivindicar que la Educación es la clave de todo.
 
3.– Y por último, para no hacer este post innecesariamente largo… me parece también muy importante, en una sociedad como la actual que se basa en el tener la reivindicación que Platón hace del “ser” en un tiempo que ha invertido el orden lógico de las cosas, en todo caso “ser” para después “tener”:
 
“No sale de las riquezas la virtud para los hombres, sino de la virtud, las riquezas y todos los otros bienes, tanto los privados como los públicos.” (Del diálogo “Apología de Sócrates”)
Print Friendly, PDF & Email

Comparte

1 opinión en “Tres interesantes reflexiones de Platón plenamente vigentes en el siglo XXI”

  1. Me gusta mucho tu enfoque del tema, lo cierto es que él, sigue siendo una fuente inagotable para las reflexiones presentes.
    Siento que el conocimiento es la base de un modo correcto de actuar y que la ignorancia en su valentía absurda se lanza en ocasiones a defender las verdades del ego. Pero como tú bien dices el conocimiento tan sólo es una herramienta.Por desgracia también puede ser utilizada para el mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *