Lectura recomendada: Homo Deus, Yuval Noah Harari

Homo Deus, junto al también muy recomendable libro anterior de Yuval Noah Harari, Sapiens, del que puede considerarse una continuación, es un ensayo de obligada lectura (Bill Gates lo sitúa entre los cinco libros que había que leer este verano, de igual forma que el pasado recomendó Sapiens) que nos confronta con algunas de las principales perspectivas del futuro inmediato de la humanidad.

Si Sapiens abordaba, de una forma original y sugestiva, la historia de la humanidad y nuestra evolución (con la provocativa e interesante idea central de que los humanos vivieron mucho peor durante milenios y hasta hace apenas un par de siglos por “culpa” de la revolución agrícola) , Homo Deus aborda una breve historia prospectiva del mañana indagando fundamentalmente en tres grandes corrientes que el hombre está abordando de forma intensa cara a lograr una maximización de su capacidad en esos tres ámbitos en las próximas décadas: la salud –con el acercamiento progresivo a la inmortalidad– la felicidad y el poder (la construcción última del estatus de Homo Deus)

La primera parte del libro hace un acercamiento más optimista (y que en general comparto más) a todos los desarrollos que se están iniciando en esta nueva agenda de la humanidad que pretende superar la enfermedad, hacernos felices y darnos un nuevo poder y “sentido” mientras que la segunda analiza “el reverso tenebroso” de muchos de estos postulados que  podrían llegar a cuestionar los principios actuales del humanismo liberal que rigen nuestro mundo ante el auge de un posthumanismo evolucionista científico o incluso de una nueva “religión de los datos y los algoritmos”. Estas preguntas “éticas” de la parte final tienen sin duda una gran relevancia por cuanto la historia en las próximas décadas nos va a hacer volver a plantearnos ¿Qué es un ser humano? y su, hasta ahora indiscutido, rol de medida de todas las cosas.

En definitiva, un libro muy recomendable lleno de ideas provocadoras, de conceptos fascinantes y que plantea más preguntas que respuestas, como las tres con las que el autor cierra el libro:

¿Son en verdad los organismos sólo algoritmos y es en verdad la vida solo procesamiento de datos?

¿Qué es más valioso: la inteligencia o la conciencia?

¿Qué le ocurrirá a la sociedad, a la política y a la vida cotidiana cuando algoritmos no conscientes pero muy inteligentes nos conozcan mejor que nosotros mismos?

Lectura recomendada: Sapiens, de animales a dioses de Yuval Noah Harari

Portada libro Sapiens de Animales a Dioses

 

Tenía bastantes ganas de leer este libro –lo tuve ya en la mano el día del libro aunque posteriormente aplacé su compra en favor de otro libro fascinante y también muy recomendable: “Cómo vivir: una vida con Montaigne” que al final por falta de tiempo no he llegado a reseñar en este blog–, especialmente porque me resultaba estimulante que dos grandes genios contemporáneos lo hubieran recomendado. Bill Gates lo incluyó en su lista de cinco libros que aconsejaba leer este año y Mark Zuckerberg lo incluyó el pasado verano en su “club de lectura” y la verdad es que la recomendación no podría ser más acertada: Es el mejor libro de un autor contemporáneo que he leído en años (y por suerte he leído muchos, aunque últimamente me centre más en los “clásicos”) o cuanto menos el que mayor impacto me ha causado.

Estamos ante un libro tremendamente provocador aunque construido de forma rigurosa y que nos plantea más preguntas que respuestas, invitándonos a que cuestionemos, con argumentos de peso, muchas de nuestras creencias cotidianas. No voy a abundar más en él ya que considero que es una lectura imprescindible para cualquier persona que quiera comprender el mundo en el que vive.

Si queréis un acercamiento antes de leerlo os recomiendo esta breve entrevista en El Periódico con el autor en la que trata de soslayo varias de las ideas que circulan en el libro y que le echéis un vistazo también a la original web promocional de la obra.

Para abrir el apetito y la curiosidad os adelanto algunos breves fragmentos de los muchos que he entresacado de tan simpar volumen:

 

  • “No hay dioses en el universo, no hay naciones, no hay dinero, ni derechos humanos, ni leyes, ni justicia fuera de la imaginación común de los seres humanos.

 

  • “Cualquier cooperación humana a gran escala (ya sea un estado moderno, una iglesia medieval, una ciudad antigua o una tribu arcaica) está establecida sobre mitos comunes que sólo existen en la imaginación colectiva de la gente.”

 

  • “Una de las pocas leyes rigurosas de la historia es que los lujos tienden a convertirse en necesidades y a generar nuevas obligaciones.”

 

  • “Quien haya leído una novela de Charles Dickens sabe que los regímenes liberales de la Europa del siglo XIX daban prioridad a la libertad individual, aunque ello supusiera llevar a la cárcel a familias pobres e insolventes y dar pocas opciones a los huérfanos como no fueran las de incorporarse a las escuelas de raterillos. Quien haya leído una novela de Alexandr Solzhenitsin sabe que el ideal igualitario del comunismo produjo tiranías brutales que intentaban controlar todos los aspectos de la vida cotidiana.”

 

  • “Durante miles de años, filósofos, pensadores y profetas han vilipendiado el dinero y lo han calificado de la raíz de todos los males. Sea como fuere, el dinero es asimismo el apogeo de la tolerancia humana, El dinero es más liberal que el lenguaje, las leyes estatales, los códigos culturales, las creencias religiosas y los hábitos sociales. El dinero es el único sistema de confianza creado por los humanos que puede salvar casi cualquier brecha cultural, y que no discriminas sobre la base de la religión, el género, la raza, la edad o la orientación sexual. Gracias al dinero, incluso personas que no se conocen y no confían unas en otras pueden, no obstante, cooperar de manera efectiva.”

 

  • “La literatura romántica suele presentar al individuo como alguien que brega contra el Estado y el mercado. Nada podría estar más lejos de la verdad. El Estado y el mercado son la madre y el padre del individuo, y el individuo únicamente puede sobrevivir gracias a ellos.

 

  • “Millones de años de evolución nos han diseñado para vivir y pensar como miembros de una comunidad. Y en tan solo dos siglos nos hemos convertido en individuos alienados. Nada atestigua mejor el apabullante poder de la cultura. “

 

  • “El consumismo y el nacionalismo hacen horas extra para hacernos imaginar que millones de extraños pertenecen a la misma comunidad que nosotros, que todos tenemos un pasado común, intereses comunes y un futuro común. Esto no es una mentira. Es imaginación. Al igual que el dinero, las sociedades anónimas y los derechos humanos, las naciones y las tribus de consumidores son realidades intersubjetivas. Únicamente existen en nuestra imaginación colectiva, pero su poder es inmenso.”

Cinco Ideas contraintuitivas que te harán pensar

 
Con la llegada del verano y un leve descenso de la intensidad laboral he tenido durante las últimas semanas más tiempo para poder leer tanto libros completos como muchos interesantes resúmenes en la recomendable Blinkist. En ellos he descubierto algunas ideas que por contraintuitivas, al menos para mí, y por ir en contra del pensamiento mayoritario o cuestionar importantes “lugares comunes” me parecen especialmente interesantes (aunque No suscriba totalmente o en parte todas ellas) para compartirlas en esta breve entrada e, al igual que ha ocurrido en mi caso, invitar a pensar:
 

pensar

 
 (Acompaño los “titulares” con breves extractos de los resúmenes de Blinkist y, en el último caso, del libro Sapiens)
 
 
1.- Los monopolios son buenos e impulsan la innovación 
 
Eso defiende el cofundador de PayPal, Peter Thiel, en el libro Zero to One donde también recoge el interesante concepto de progreso vertical.
 
“When people hear the word “monopoly,” they tend to think of large, evil companies unfairly squeezing out the competition. This is inaccurate. Conventional wisdom holds that competition is the ideal economic stimulus, encouraging companies to improve on each others’ products. However, it’s actually monopolies that drive innovation. How can that be? First of all, if you have a monopoly, it doesn’t necessarily mean the competition is being treated unfairly. Rather, you’re just doing something so much better than them that they can’t survive. Similarly, if you create something new that no other company can copy, it’s not necessarily a bad thing. Google clearly has a monopoly over the search-engine industry, having faced virtually no competition whatsoever in the twenty-first century. This might seem unfair to other companies who’d like to compete, but it’s certainly been good for everyone who likes using Google’s powerful search engine. What’s more, monopolies are good for society because they drive progress: they encourage other businesses to come up with better solutions and oust the current dominant company.”
 
 
 
2.- Las grandes ideas surgen de “muchas ideas”
 
Eso expone en Originals,  Adam Grant consultor que ha asesorado a firmas como Google o Pixar:
 
“In other words, when it comes to quantity and quality, you can’t have one without the other
 
“Another of Simonton’s findings demonstrated that even geniuses can’t tell which of their works will become timeless classics and which ones will flop. So, again, the more you produce, the better. Simonton found that Beethoven judged his work quite differently than later experts did. Comparing letters where Beethoven rated 70 of his own compositions with the evaluations of contemporary critics, Simonton calculated that Beethoven had disagreed with them about 33 percent of the time!”
 
 
 
3.- Leer es una parte esencial del trabajo 
 
Esto que para mi no es en absoluto contraintutivo sí lo parece para una gran parte de los españoles, por suerte  Marks Beale defiende lo contrario en 10 Days to Faster Reading
 
“People have the misconception that they shouldn’t be reading during working hours. However, the opposite is true! Reading is actually part of your job description.Businesspeople tend to think that they’ll appear to be slacking off if they read on the job. Relevant reading materials, however, can help you come up with new business ideas, stay up to date on the market and find ways to beat the competition. So never be afraid to read at work – it’s crucial!”
 
 
 
4.- Los “cisnes negros” existen y no los tenemos en cuenta, por ello somos muy malos prediciendo el futuro
 
El libro de Nassim Nicholas Taleb, El cisne negro, es ya un clásico que ha situado a su autor como uno de los grandes pensadores de nuestro tiempo, pero repasando mis notas en Blinkist sobre él, creo que proclama una idea muy poderosa y que no debemos olvidar:
 
“The key message in this book: Even though we’re constantly making predictions about the future, we’re actually terrible at it. We put far too much confidence in our knowledge and underestimate our ignorance. Our over-reliance on methods that seem to make sense, our basic inability to understand and define randomness, and even our biology, all contribute to poor decision making, and sometimes to “Black Swans” –  events we believe to be impossible but which end up redefining our understanding of the world.Actionable advice:Be suspicious of “because.”Although it is absolutely in our nature to look for linear, causal relationships between events in order to make sense of this complex world, the reality is that we are absolutely pitiful at both making predictions of the future and establishing causes for the present. Rather than feeding our desire to see events in clear-cut cause and effect, it’s better to instead consider a number of possibilities without being married to any single one.Know what you don’t know.If you want to make meaningful predictions about the future – which, if you are buying insurance, making investments, attending college, changing jobs, conducting research, or just being a human, then you certainly do – then it’s simply not enough to take all of the “knowns” into consideration. This leaves you with only a partial understanding of the risks involved in your prediction. Instead, you should also be consciously aware of what you don’t know, so that you don’t unnecessarily limit the information that you are working with.”
 
 
 
 5.- El homo sapiens gobierna el mundo porque es el único animal que puede creer en cosas que existen puramente en su propia imaginación
 
Y para terminar, de un excelente libro (muy recomendable): Sapiens, de animales a dioses, una breve historia de la humanidad de Yuval Noah Harari: 
 
“ No hay dioses en el universo, no hay naciones, no hay dinero, ni derechos humanos, ni leyes, ni justicia fuera de la imaginación común de los seres humanos.
 
Cualquier cooperación humana a gran escala (ya sea un estado moderno, una iglesia medieval, una ciudad antigua o una tribu arcaica) está establecida sobre mitos comunes que sólo existen en la imaginación colectiva de la gente.”
 
Esta es la idea más provocadora y la que da pié a la tesis central del libro, pero junto a ella existen otras no menos contraintuitvas e interesantes para reflexionar como que el dinero es el sistema más perfecto de confianza mutua o que la revolución agrícola nos llevo, como individuos, a vivir mucho peor (hasta hace muy pocos años) que cuando éramos cazadores-recolectores.