Mi dieta Informativa digital: recomendaciones personales para alimentar bien el cerebro

A raíz de las recomendaciones de la OMS sobre el consumo de carne, que han levantado una gran polémica esta semana, y la necesidad de mantener una dieta saludable he decidido que era un buen momento para dar cumplida respuesta a algo que muchos amigos y colegas llevan años demandándome por su “asombro”, que a mi no me parece sino extraño, ante la gran cantidad de información relevante sobre distintos ámbitos que suelo manejar y recomendar.

Somos lo que leemos

No me cabe ninguna duda de que al menos tan importante como aquello que bebemos y comemos son los inputs de conocimiento que llegan a nuestro cerebro, hoy dejando aparte libros, películas, documentales, charlas, eventos, conversaciones… quiero centrarme solamente en un pequeño apartado de toda esa información que configura nuestra relación con el mundo y daros algunos apuntes sobre mi “dieta informativa” digital. Lo haré también, o al menos lo intentaré, de forma breve, listando las principales fuentes y herramientas e invitándoos a que experimentéis y comprobéis por vosotros mismos si tienen alguna utilidad o no para expandir vuestra realidad (no a todos nos gustan los mismos alimentos ni nos interesan las mismas cosas)

 

  • Newsletter y boletines por correo electrónico: 

    • The Economist Expresso: Es seguramente lo primero que leo cada mañana en torno a las siete, o un poco antes, y es una manera excelente de tener un buen resumen del panorama mundial antes incluso de levantarse de la cama. Es de pago y entra con la suscripción a The Economist (de la que hablaré más adelante) Está en formato APP también pero la verdad es que me es más cómodo normalmente leerla directamente en el correo.
    • Quartz: Muy similar al anterior, quizá con algo menos de profundidad, y gratuito. Un “must have” si quieres estar informado a primera hora de la mañana de diversos temas con una perspectiva global.
      • Otros dos muy diferentes pero también de obligada lectura diaria para mi son las recopilaciones de:
    • Medium Daily Digest
    • Nuzzle News Digest

Aparte recibo otros muchos boletines de periódicos o de revistas o portales digitales como El despertador de El Español (medio del que soy humilde accionista) otros de periódicos…, semanalmente el interesante resumen de Universia Knowledge@Wharton, la genial Bonilista, Smartbrief… pero esos cuatro de arriba serían claramente los más destacados y los que reviso con gran interés a diario.

 

  • Periódicos – medios digitales:

    • El Mundo: Estoy suscrito desde hace unos años a la edición en Orbyt (podía haber sido igualmente a El País pero El Mundo fue el primero en ofrecer una oferta realmente interesante en cuanto a precio)  Tras revisar las fuentes vía email y las redes sociales suele ser lo primero que veo en las mañanas, eso sí una lectura general y rápida, no más de 20 minutos.
    • El Español: Como he comentado antes soy suscriptor, espero que con el lanzamiento de La Edición en la aplicación para tabletas y móviles sea lectura obligada a primerísima hora de la mañana como lo es ahora El Mundo (ya veremos si complementaria o sustitutiva…)
    • Webs de medios de comunicación: Además de aquellos a los que estoy suscrito hay una serie de medios que suelo revisar todas las mañanas, generalmente ya en algún descanso en medio otras tareas laborales, Tribuna de Salamanca, Salamanca 24 Horas, El Mundo (web), El País, Eldiario.es

 

  • Redes sociales:

    • A diario, tras leer el correo –salvo que tenga que afrontar alguna tarea complicada y/o urgente que entonces es lo primero en la mañana porque es cuando soy claramente más productivo– lo segundo que suelo revisar es mi Facebook personal y es raro, gracias a los amigos interesantes que comparten cuestiones relevantes también para mi, que no encuentre todas las mañanas algo que llame poderosamente mi atención.
    • Twitter: Debo reconocer que aunque tengo organizadas varias listas en todas las cuentas que manejo no es una fuente primaria para encontrar información pero en ocasiones si reviso los timelines de determinadas personas o instituciones o lo uso para realizar búsquedas concretas. También me parece especialmente interesante para seguir en directo eventos –como una noche electoral, por ejemplo–.
    • Linkedin: Algo similar a Twitter, sigo varios grupos interesantes pero no es una fuente que consulte a diario ni con gran periodicidad.

 

  • Revistas

    •  The Economist: Hay que tener en cuenta su marcada ideología liberal -no sólo en lo económico- (que es algo que no ocultan y que orienta algunas posiciones editoriales) pero más allá de eso, todos los medios tienen una serie de “condicionantes” que deberíamos conocer, me parece una revista extraordinaria, ojalá existiera en español algo remotamente parecido. Si te puedes permitir la suscripción, que no es barata, no te lo pienses. Gracias a Internet si sabes buscar puedes encontrar información de similar calidad repartida por muchísimas fuentes y webs pero si andas escaso de tiempo, como en general lo estamos todos, es una opción excelente. Sin duda uno de esos medios que marca la diferencia entre quienes lo leen y los que no, un claro exponente de cómo la brecha del conocimiento y del acceso a información de gran calidad (lo cual no quita que sus redactores también se equivoquen y haya habido grandes errores) es muy importante para el desarrollo profesional y vital de un individuo. Estoy convencido de que si muchas personas “corrientes” tuvieran acceso a información de este nivel sobre tendencias económicas, previsiones de futuro, funcionamiento de determinadas industrias… sus decisiones cotidianas serían en muchas ocasiones muy diferentes.
    • Magzter: Por unas pocas decenas de euros puedes tener suscripción a miles de revistas de todo el mundo. La oferta en castellano en la “tarifa plana” es aún limitada pero hay varias publicaciones interesantes. Muy recomendable ya que puedes acceder a revistas “profesionales de primer nivel” como la Columbia Journalism Review, Inc, Forbes… hasta a revistas temáticas como algunas de mis favoritas: Filosofía Hoy, Tribuna de Astronomía o Hobby Consolas. Existen otros kioscos digitales similares pero a mi me convenció la variedad existente y que tuviera acceso por el precio de una o dos suscripciones tradicionales a un gran abanico de publicaciones interesantes.

 

  • Aplicaciones:

    • Zite: Uso también otras similares como Flipboard (que de hecho compró Zite, aunque de momento siguen coexistiendo las dos apps), pero para mi los algoritmos de recomendación de Zite después de años con ella indicándole qué me interesa funcionan de forma excelente. También es difícil no encontrar 2 ó 3 historias potentes entre sus 20 “noticias” más relevantes del momento.
    • Blinkist: La meto en la categoría de Apps pero también tiene una potente versión web. Blinkist pone a tu disposición (en inglés como muchas de las fuentes del listado, aunque no lo haya comentado) buenos resúmenes de los mejores libros de no ficción en una lista enorme que se actualiza con varias decenas todos los meses. Una maravilla para descubrir nuevas ideas poderosas en tan sólo 15 ó 20 minutos de lectura. Para mi especialmente recomendable. Se puede sincronizar con Evernote para guardar tus subrayados de los libros y tener bien organizada esa información encontrada.

 

Y para el final he dejado lo que posiblemente sea lo más interesante que es la recopilación de centenares de fuentes organizadas en distintas categorías y procesadas vía RSS, tras el cierre de Google Reader, con Feedly en tres cuentas diferentes (habría además otra dedicada a la Comunicación y el Marketing Político, que voy a excluir del recopilatorio por ser excesivamente especializada) A continuación os pongo, porque sería imposible de otra forma, sólo una mínima representación de sitios interesantes de cada categoría:

 

 

 

Espero que esta dieta muy personal pueda descubriros platos apetitosos. Bon appétit.

 

NOTA: No lo he comentado en el artículo propiamente pero el coste (inversión) de esta dieta estaría, por varias fuentes o servicios que sí son de pago, en torno a los 600 euros anuales y, obviamente, consumirla completa a diario o semanalmente requiere de una gran inversión en tiempo, pero para mi labor como consultor estratégico creo que es imprescindible y son muy rentables, incluso en términos estrictamente económicos directos, las varias horas diarias que dedico a “comer bien”.

 

NOTA 2: Se aceptan encantado sugerencias de nuevas recetas interesantes (por mail, redes sociales, comentarios…) 

Dos muy interesantes revistas gratuitas para Ipad: Unbreak y Mine

La verdad es que salvo  las “selecciones del editor” de The Economist la oferta de revistas gratuitas para el Ipad no es a primera vista (no he probado todas) especialmente interesante, pero en la última semana he podido leer con cierta tranquilidad un par de ellas que son especialmente recomendables, si tenéis un Ipad no dejéis de echarlas un vistazo porque además no son simples tranlaciones de un pdf sino que incluyen video y varios tipos de material multimedia que, aunque aún este en fase de desarrollo, merece la pena experimentar:

Como ellos mismos definen perfectamente:

“Revista UnBreak (la revista que se mueve) es un magazine para tablets de tirada mensual y totalmente gratuito. Podrás encontrar entrevistas de actualidad y diferentes contenidos del ámbito del cine, arte, tecnología, humor, gastronomía, etc., ofreciendo una experiencia interactiva a nuestros lectores.

El objetivo es conseguir que todo el mundo pueda relajarse y desconectar del día a día haciendo “un break” con los diferentes contenidos y posibilidades que ofrecemos.”

Unbreak

 

Esta sí, recién estrenada esta misma semana. En sus propias palabras: “Mine es una publicación mensual GRATUITA especialmente editada para tablets. Se trata de un magazine masculino de lifestyle y tendencias con un estilo sofisticado y dirigido al hombre actual, el hombre Mine. Una revista de pecados (deseados, tentadores, atractivos) que habla sobre ellos. Pecados, por supuesto, entendidos desde un punto de vista inteligente, culto, masculino.”

Mine
Mine