Aprendizajes congreso ACOP Bilbao 2014 en el blog de ThinkNet

Ha pasado más tiempo del que me gustaría desde la última vez que escribí por aquí pero el verano está siendo muy intenso en trabajo. La pasada semana tuve la suerte de asistir en Bilbao al Congreso Internacional de Comunicación Política organizado por la Asociación de Comunicación Política, ACOP. De allí volví con más trabajo y con bastantes ideas nuevas e interesantes, si quieres conocer algo más lo vivido en Bilbao te animo a que te acerques por el post publicado en el blog de ThinkNet Consultora Estratégica:

CINCO INTERESANTES APRENDIZAJES EN EL ENCUENTRO INTERNACIONAL DE COMUNICACIÓN POLÍTICA ACOP BILBAO 2014

Lectura recomendada: El Puente, vida y ascenso de Barack Obama

Posiblemente el mejor libro que he leído este año (y han sido muchos y buenos).

el puente portadaUn libro que narra no solo la (realmente) fascinante historia personal y familiar de Barack Obama sino que nos embarca emocionalmente en el largo recorrido de la sociedad americana desde el puente de Selma (y los largos y dolorosos antecedentes de esclavitud, guerra civil y segregación) hasta la elección del primer presidente negro de su historia. Todo ello contado por David Remnick, director de The New Yorker y ganador de un Pulitzer en 1994 por su narración del final de la URSS, con una excelencia difícilmente igualable. Una obra magnífica y muy recomendable.

 

Normalmente todos sabemos que las palabras extraidas de las críticas de los medios de comunicación sobre los libros no son más que “publicidad” sesgada por la selección, pero en este caso las tres citas que acompañan la sobrecubierta del libro son auténticamente merecidas:

 

“Extraordinario, magníficamente escrito y hábilmente construido”  The Economist

 

“Un libro impresionante”  Financial Times

 

” Remnick merece todos nuestros elogios porque ha logrado contar la historia de Obama mejor que los demás, ha aportado a esa tarea el celo de un reportero, no ha esquivado la discusión sobre la raza y ha puesto al descubierto varias de las capas que recubren a Brack Obama”  The Washington Post

 

obampuente2

Lectura recomendada: Pensar el siglo XX , Tony Judt y Timothy Snyder

El mejor libro de 2012 para el suplemento cultural Babelia de El País  creo que poco más se puede añadir a tan merecido reconocimiento.

judt

 

El libro recoge las conversaciones de Tony Judt en sus últimos meses de vida, aquejado de una grave enfermedad, con el también historiador Timothy Snyder en un fascinante respaso del pasado siglo y de sus principales corrientes de pensamiento. Un volumen fascinante en el que, a mi juicio, destacan especialmente los pasajes autobiográficos en los que Judt incardina la historia del siglo XX con su propia realidad como descendiente de judios exiliados, como británico progresista, como adolescente sionista o como académico mediático. Un gran último regalo de uno de los historiadores más brillante y revelador.

Y si tuviera que quedarme con una sola de las enseñanzas del libro, que son muchas, sería probablemente con esta reflexión (que se enlaza en el libro con el ejemplo de la preparación de la segunda guerra de Irak por parte de la administración Bush)

“Amañar el pasado es la forma más antigua de control del conocimiento: si tienes en tus manos el poder de la interpretación de lo que pasó antes  (o simplemente puedes mentir acerca de ello) , el presente y el futuro están a tu disposición, de modo que, por simple prudencia democrática, conviene garantizar que la ciudadanía esté informada históricamente.”

“Una ciudadanía mejor informada es menos susceptible de que la engañen con un uso abusivo del pasado al servicio de los errores del presente.”

 

Tres breves reflexiones sobre los políticos

Hace unos días, en un interesante curso sobre Coaching que estaba realizando, salió en la conversación el tema de la política y los políticos, nuestros políticos españoles para ser más exactos. Supongo que ya os podéis imaginar la mayoría de comentarios al respecto así que no voy a hacer sangre recordándolas aquí.

Niccolò Caranti / Art Photos / CC BY-NC
A raíz de esto y como consecuencia de haber podido conocer personalmente y en algunos casos con cierta profundidad a varias decenas de políticos de más de veinte nacionalidades (desde jóvenes que están iniciándose a ministros, alcaldes y otros con importantes responsabilidades) por mi breve época como periodista y, sobre todo, por mi trabajo en el Máster en Asesoramiento de Imagen y Consultoría Política, MAICOP, me gustaría compartir al respecto algunas reflexiones.

1. Los políticos son personas, como nosotros. Ni mejores ni peores. Es una lástima pero mis esperanzas juveniles de que aquellos que rigen los destinos de un país, región o ciudad eran individuos especialmente capaces y preparados simplemente no es cierta. Hay claras excepciones de personas con enormes capacidades, por supuesto, pero no es, lamentablemente, la norma. Y puesto que son personas como nosotros están sujetas a nuestros mismos fallos y a las mismas debilidades. Aunque nos cueste reconocerlo creo que muchos de los ciudadanos adoptaríamos (quizá gradualmente pero de forma adaptativa bastante natural) actitudes y comportamientos similares –cada uno también en función de su firmeza ética personal, algo cada vez más devaluado– si estuviéramos sometidos al mismo sistema. Si de verdad, de una manera profunda y permanente, queremos cambiar la política y a los políticos habría que pensar en mejorarnos a nosotros, las personas, a través de la Educación –algo que parece que no va precisamente a mejor en nuestro país (pero eso es una larga historia que daría para varios posts…) —

2. Los políticos NO son todos iguales. Es posible que un buen número de los que están actualmente en política lo estén por interés, comodidad, costumbre, tradición familiar o incluso por no saber hacer otra cosa, pero en muchos existe — cuando menos inicialmente– una firme voluntad de servicio público y de compromiso con los ciudadanos. El ejemplo más claro y palpable que me he encontrado y que, al menos para mi, no deja ningún lugar a dudas, es el de aquellos políticos que se juegan la vida simplemente por el hecho de serlo como muchos en el País Vasco o en países donde ser político no es precisamente un privilegio sino una pesada carga que puede hacer tu vida mucho más difícil.

3. Si los políticos son en general personas comunes y corrientes ¿Qué falla para qué la política esté como está en España? El sistema, en especial el sistema interno de los propios partidos. Es muy triste ver a muchos excelentes jóvenes políticos con inmensa vocación de servicio y grandes capacidades quedarse enmarañados en la burocracia servilista de muchos partidos e incluso abandonar la política, con minúsculas, por no poder hacer Política, con mayúsculas . En España, en especial, el bipartidismo y sus estructuras internas, no apoyan –en general– la promoción por mérito de las personas sino la lucha fratricida basada en amistades, contactos y seguidismo.

Lamentablemente la estructura de los partidos “tradicionales” expulsa a muchos de los mejores del sistema y deja llegar a los más altos puestos a aquellos que son buenos en esa “pelea” diaria, pero que no necesariamente son los más preparados, ni los mejores gestores, ni los más éticos. Ésta misma estructura interna es la que aleja también de la política a profesionales de éxito que se plantean dedicar una parte de su carrera a servir a sus conciudadanos pero que no quieren pasar años revolcándose por el lodo luchando contra las propias estructuras de los partidos que privilegian, sin embargo, a aquellos que durante toda su vida no han hecho otra cosa que “política” dentro de las sedes y que no han tenido la posibilidad de ejercer una profesión y conocer el mundo desde fuera.

Si queremos regenerar la política en España, además de mejorar drásticamente nuestra educación, pienso que es muy necesario abrir y democratizar los partidos políticos y también intentar mejorar nuestra joven democracia permitiendo listas abiertas, un sistema electoral más justo y representativo y aprovechar todas las posibilidades de las nuevas tecnologías y el e-goverment para dar voz a la sociedad en su conjunto y hacerla partícipe de la política, de una nueva política.